Cómo afectan las variedades del café a tu cuerpo y cerebro, provocando incluso ataques de pánico

Muchos amantes del café se han volcado en un territorio incómodo que les ha producido temblores, picos de ansiedad o dolor de estómago.

 

El tipo de café que tomas puede afectar tu día ya que influye en tu presión arterial, ritmo cardíaco y respiración.

Si eres un consumidor asiduo de café, sabes que no hay nada más feliz que el primer sorbo de una tasa de café caliente durante la mañana. Claro que tiene un sabor delicioso, pero eso es lo de menos: con el café corriendo por tus venas, lo que te interesa es que te sientes con la suficiente energía para enfrentar el día.

La mayoría de los estudios han encontrado que el café también es bueno para la salud. Mientras no exageres (como tomar más de seis tazas por día), el café está correlacionado con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2. Y algunas investigaciones han encontrado que incluso puede ayudar disminuir el riesgo de depresión.

Así que sabemos, afortunadamente, que la mayoría no tenemos que renunciar al café. Sin embargo muchos de los amantes del café se han volcado en un territorio incómodo que les ha producido temblores, picos de ansiedad o dolor de estómago. Y eso no está bien.

Si estás en la misión de disfrutar tu bebida favorita, caliente o fría, y sin los efectos secundarios negativos, sigue leyendo porque es posible que tengamos algunas respuestas para ti.

Primero hablemos de la cafeína

El cuerpo de cada persona es diferente y todos metabolizamos la cafeína de manera distinta. Así que mientras una persona puede tomar cuatro tazas de café después de la cena, sentirse bien y tener una excelente noche de sueño, otra persona puede beber una cantidad menor a primera hora de la mañana, sufrir un caso masivo de nerviosismo y mantenerse despierto toda noche.

No hay forma de averiguar, exactamente, cómo reaccionarás al café hasta que lo pruebes. Sin embargo, muchas de las personas pueden experimentar algunos efectos secundarios con la cafeína, como nerviosismo, insomnio, el corazón acelerado o, incluso, un ataque de pánico.

“La cafeína tiene varios efectos fisiológicos en el cuerpo, uno de los más potentes es su capacidad para estimular el sistema nervioso simpático para producir adrenalina en las glándulas suprarrenales”, dijo la nutrióloga Tamar Samuels a HuffPost.

“La adrenalina es una poderosa hormona que ayuda para la reacción rápida de las personas, en situaciones de defensa o emociones fuertes. La liberación de adrenalina en el torrente sanguíneo aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria, lo que contribuye a la sensación de inquietud que algunos experimentan cuando consumen demasiado café”.

Como regla general, entre más cafeína tenga el café, más probabilidades tendrás de experimentar estos síntomas. Curiosamente, si bien podemos asociar los “shots” de expreso con una descarga de cafeína, dos “shots” (que es una porción estándar para muchas cafeterías) en realidad tienen una cantidad significativamente menor de cafeína (aproximadamente 150 mg) que una taza de café Starbucks de 16 onzas (a 330 mg).

¿Qué pasa con la acidez?

Mientras que el mayor indicador de cómo el café hará que tu cuerpo y cerebro sientan será la cafeína, debes saber que si alguna vez has tenido problemas estomacales después de tomar café, el ácido que contiene podría ser el culpable.

“Las personas con el esófago inflamado, problemas estomacales o intestinales pueden ser especialmente sensibles a las bebidas con mayor contenido de ácido, como el café, porque la acidez de las bebidas con café pueden causar una sensación de ardor al exponerse a los tejidos sensibles” dijo Samuels.

Si eso te suena, considera optar por bebidas de café que sean menos ácidas.

“Un estudio descubrió que el espresso, el tostado francés y otros cafés tostados oscuros pueden ser menos irritantes porque contienen el compuesto N-metilpiridinio , que solo se produce durante el tostado y que inhibe la producción de ácido estomacal”, agregó Samuels.

Ese triple shot de caramelo con el café…

¿Otra cosa que complica el café? Todas las cosas que le añadimos. Por ejemplo, ponerle mucha leche podría aumentar la acidez.

También agregarle azúcar, azúcar artificial, saborizantes y más, afecta a nuestros cuerpos y cerebros de una manera u otra.

Alternativas de café que debes intentar

Si descubres que el café simplemente no concuerda contigo, está bien, hay muchas opciones que son igual de deliciosas y que pueden brindar un poco de cafeína sin los efectos secundarios. El matcha, por ejemplo, suministra cafeína y un compuesto llamado L-teanina, que produce una sensación de “tranquilidad” en el cuerpo.

Si te gusta el sabor del café pero no te llevas bien con la cafeína, la nutrióloga Stacy Leung sugiere probar la raíz de achicoria. “La raíz de achicoria es una hierba que tiene un sabor similar al café cuando se elabora y es naturalmente libre de cafeína”, comentó a HuffPost.

Para muchas personas, tomar café es una parte importante de su ritual matutino. No tienes que perderlo, incluso si eres sensible a la cafeína, al ácido o a ambos. Encuentra otra bebida parecida al café (o no) que pueda darte la energía a tu día.

Este artículo se publicó originalmente en HuffPost.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: